0000
Sábado 07.12.2019  17:47
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Energías renovables
Argentina | Neuquén | 02-12-2019

Traducir a :   Traducir
Centenario tiene la primera escuela urbana con paneles solares   
Una primaria del casco viejo inyecta energía limpia directamente a la red. Los paneles fotovoltaicos se instalaron a nivel del piso para concientizar sobre el uso de energías limpias.
Diario Río Negro ( Argentina )
La escuela 109 de Centenario se transformó en la primera ubicada en el ejido urbano en contar con paneles solares capaces de inyectar energía limpia a la red.

La semana pasada el Ente Provincial de Energía del Neuquén (EPEN) puso en funcionamiento la estructura de paneles solares cuyo sistema fotovoltaico está conectado directamente a la red de distribución del servicio, utilizando la nueva tecnología de “generación distribuida”.

Se instalaron sobre una porción del patio de la escuela del casco viejo de la ciudad, a nivel del piso. Eso permitirá, también, concientizar sobre el uso de las fuentes renovables de energía.

El sistema instalado cuenta con 20 módulos de 250 vatios cada uno y un equipo inversor, con una potencia instalada de 5 kilowatts.

El presidente del EPEN, Francisco Zambón, explicó que “el proyecto global busca colocar una buena cantidad de potencia fotovoltaica en una red de baja tensión para ver cómo es su funcionamiento”.

Y agregó: “Es la segunda instalación en la localidad y el objetivo no solo es que genere energía, sino que sea demostrativo, por eso se hizo en la escuela 109 que tiene un gran patio, con buena insolación, y sobre el piso para que los chicos puedan verlo, familiarizarse con la tecnología y sea aun lugar de encuentro para otras escuelas, u otros establecimientos de la zona”.

El ingeniero también señaló que el lugar tiene cartelería indicativa y que por medio de un código QR, con el celular, se puede acceder a los datos del inversor y ver los valores históricos y los datos técnicos que en ese momento está generando al sistema.

El proyecto es posible gracia a un consorcio público privado (denominado Iresud-ri), integrado por el EPEN, la Universidad Nacional de San Martín (Buenos Aires) y la empresa Aldar, especializada en proyectos fotovoltaicos. Además es parcialmente financiado por la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica (Anpcyt) del ex Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.