0000
Sábado 18.01.2020  04:28
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Energías renovables
Argentina | Misiones | 14-01-2020

Traducir a :   Traducir
Las limitaciones de las energías alternativas   
El Territorio ( Argentina )
En estos días se está opinando mucho sobre el uso de energías alternativas que varios la consideran una panacea para los requerimientos energéticos de Misiones. Estas energías denominadas alternativas son las que tienen que sustituir a los combustibles fósiles-petróleo-gas-carbón- y ello está condicionado a la competitividad del precio de los unos, energías alternativas, y los otros, energías fósiles. Si esa es la ecuación que hace viables las unas y las otras, este momento es el menos adecuado para incursionar en la producción de la mayoría de las energías alternativas, pues estas son viables cuando el barril del petróleo fluctúa entre los 120 y 150 dólares , precio proyectado en las estimaciones de dos años antes. Hoy, con un barril de petróleo en el rango de precios de entre 60 y 65 dólares, hace inviable producir competitivamente la mayoría de las energías alternativas. Veamos cuáles se pueden producir en Misiones analizando sus ventajas y desventajas:
Hidroelectricidad: la energía generada por las represas pueden considerarse una energía alternativa, pues sustituye al de las producidas por los combustibles fósiles. Es la energía más eficiente y económica que se puede producir, pues, superada la etapa de una inversión importante en la etapa de construcción y equipamiento que puede durar de 3 a 6 años cuando no se distorsionan los tiempos, prolongándolos para convertirlos en intereses financieros, que como el caso paradigmático de Yacyretá, duplican el costo terminal de la represa. De todos modos, vale consignar que las opciones de represas importantes que tiene Misiones son las de Corpus en Pindoí sobre el río Paraná y Garabí-Panambí sobre el río Uruguay. En el caso de Pindoí, la energía generada, 3.000 MW se comparte con Paraguay y en el caso de Garabí, 1.152 MW se comparte con Brasil-50% y Corrientes 25%, quedando para Misiones el 25%. Panambí, 1.048 MW en Misiones, podría tener un reclamo de Corrientes en un porcentaje de participación.
Con estas tres represas dispondríamos de 5.200 MW, además de las microrrepresas que se pudieren instalar en los cursos de agua de Misiones, que en su mayoría desembocan en el Paraná con un desnivel apreciable que provoca caídas capaces de contener turbinas para la generación de electricidad (...) Esto nos permitirá promocionar la instalación de parques Industriales, ofreciendo el KW a precios imposibles de competir, y vender el resto al sistema interconectado que redituará un ingreso de más de mil millones de dólares. De esta manera, la generación de electricidad se convierte en la principal riqueza de Misiones.
Biomasa. Existen varios proyectos para la generación de energía en base a la biomasa de origen forestal en la provincia, contándose con los desperdicios de las aserraderos, como costaneros, ramas y sobre todo aserrín que en su mayoría se quema sin ninguna utilidad y generando una contaminación por el humo del mismo. Los siguientes emprendimientos, algunos en marcha y otros planificados para el corto plazo, son los que tenemos en la zona:
1) Proyecto Pindó, de Puerto Esperanza con una cogeneración de 4 MW de potencia que ocupará 102.000 toneladas al año de residuos forestales.
2) Aserradero Don Guillermo de Santiago de Liniers, con una cogeneración de 3 MW de potencia.
3) Forestadora Tapebicuá, de Gobernador Virasoro, lleva invertido 30 millones de pesos en una turbina de biomasa que producirá 2 MW de energía eléctrica que alimentará con aserrín, otros desperdicios y chips de eucaliptus el aserradero que posee la empresa.
4) Pomera. La maderera Pomera que controla más de 32.000 hectáreas forestadas en el norte de la Argentina y Paraguay construirá una central de biomasa con una capacidad de 40 MW cuya inversión está tasada en 60 millones de dólares.
Observamos que existen proyectos de inversión importantes para la utilización de la biomasa forestal. La rentabilidad de estos está dada por la cercanía de la materia prima disponible, en este caso el aserrín que cuando tiene que ser transportado de una distancia mayor a 12 kilómetros, la energía que consume el transporte-gasoil- tiene un mayor costo que el que va a generar el aserrín utilizado.
Hagamos ahora algunas comparaciones entre el costo de la energía generada por biomasa e hidroelectricidad:
a) La biomasa, por utilizar residuos forestales que casi no tienen costo, pueden generar una energía económica y sustentable, pero ocupará mucho mayor personal que la que se genera por hidroelectricidad y la distancia del transporte significa un costo a tener en cuenta, a más de que la materia prima será cada vez más escasa y cuyos costos acompañarán, cuanto menos, el aumento generado por la inflación que repercutirá en los servicios y sueldos.
b) La hidroelectricidad generada por las represas, una vez efectuado el gasto inicial de la inversión en su construcción y equipamiento, que se recupera en un plazo aproximado de 5 años, seguirá generando energía con un bajo costo de mantenimiento durante 50 años, pues la materia prima utilizada, el agua, no tiene costo.
c) Si comparamos lo limitado de generación sustentable como el Proyecto Pindoí y Don Guillermo 4 y 3 MW frente al Proyecto Corpus de 3.000 MW, necesitaremos casi 1.000 emprendimientos funcionando en la provincia. ¡Qué colosal movimiento de materia prima que debe ser provista constantemente!
Si nos atenemos al fallo inapelable de la Corte de Justicia de la Nación en el sentido de que los recursos naturales situados en las provincias les pertenece y pueden disponer de ellos como mejor les conviene, en este caso compartiríamos dichos recursos con nuestros vecinos Paraguay y Brasil.