0000
Viernes 14.08.2020  22:30
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Residuos y Reciclado
Argentina | Mendoza | 01-08-2020

Traducir a :   Traducir
Reciclan envases de agroquímicos y los transforman en postes para las viñas   
Mediante una alianza entre municipios locales, empresas y la fundación Campo Limpio se reemplazarán unos cinco millones de palos de madera de las fincas vitivinícolas
La Nación - Sup. Campo ( Argentina )
Una solución productiva para un problema. Así avanza en Mendoza un reciente programa de reciclaje de los envases de agroquímicos. Lo novedoso es la utilidad que tienen los recipientes en su destino final: son convertidos en postes de viñas para el sector vitivinícola, la industria madre mendocina.

Con este plan se busca ir reemplazando los cinco millones de palos de madera que se utilizan en las fincas de la provincia. En una primera instancia, con la idea de crecer en número con el correr de los meses, ya se reciclaron 300 fardos de recipientes plásticos.

Los primeros botellones fueron recolectados y compactados por el Instituto de Calidad y Sanidad Agropecuaria de Mendoza (Iscamen), en el Centro de Acopio del Valle de Uco y derivados al operador habilitado para realizar el reciclaje, luego de un convenio firmado con la comuna de Junín. Se trata de Maderas Plásticas Mendoza, firma que se encarga de la transformación en postes para la vid.

Estos envases son catalogados “Tipo A” por la normativa nacional, ya que fueron sometidos a la técnica de un triple lavado. Esta es una tarea de carácter obligatorio que debe realizar el usuario o quien aplique productos agroquímicos. El envío se realiza bajo la Ley Nacional 27.279, que establece los presupuestos mínimos de protección ambiental para la gestión de los envases vacíos de fitosanitarios que requieren de una gestión diferenciada y condicionada.

Así, en los últimos meses, en medio de la pandemia, Iscamen y la comuna del este mendocino rubricaron el convenio para la instrumentación del programa “Campo Limpio” a partir del cual se realiza el envío de fardos de envases compactados desde los Centros de Acopio de Iscamen a Madera Plástica Mendoza, un joven emprendimiento mendocino que se ha propuesto el objetivo de reemplazar en parte los cinco millones de posbolsones tes de madera que equivalen a un millón y medio de árboles talados al año que se utilizan en Mendoza. “El programa ha evolucionado de manera significativa y para ello fue fundamental la recategorización de los envases triplemente lavados y descontaminados por los productores como residuos no peligrosos, condición que es supervisada y certificada por el Iscamen. Luego las alianzas estratégicas con municipios y empresas nos permiten articular una solución ecológica a un problemas ambiental”, explicó a LA NACION, Alejandro Molero, presidente de Iscamen.

Desde el Ministerio de Economía recordaron que la gestión de envases vacíos de agroquímicos en tierra cuyana, impulsada desde Iscamen, comenzó a principios de 1998 bajo el Programa “Limpiemos el Campo” junto con la promoción e implementación a nivel global de las Buenas Prácticas Agrícolas, en el marco de las EURO-GAP hoy llamadas Global GAP.

¿Cómo funciona? El Iscamen reparte de manera gratuita los bolsones a los productores, quienes deben colocar en los mismos los envases previamente lavados e inutilizados.

Las empresas aportan sus Big Bag para facilitar el acopio y traslado a los CAT. Cuando se agota el contenido del envase, el triple lavado es el paso más importante para lograr su descontaminación. Una vez finalizada la tarea de aplicación se debe inutilizar el envase perforándolo en el fondo con un elemento punzante y colocarlo en la bolsa que le fue provista en la casa de venta de agroquímicos. Cuando estos bolsones son completados e identificados, son entregados por los productores en los CAT de Iscamen o son llevados a las mismas casas expendedoras de agroquímicos donde compraron el producto. Al entregar envases previamente descontaminados para su procesamiento, los productores no solo cumplen con un requisito establecido por las Buenas Prácticas Agrícolas que puede ser certificado por el instituto de sanidad sino también con el marco legal vigente.