000
Jueves 17.06.2021  00:00
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Biodiversidad
Argentina | Río Negro | 10-06-2021

Traducir a :   Traducir
A tres meses del incendio, casi todo sigue igual en la Comarca Andina   
El fuego, que arrasó 14.000 hectáreas, destruyó las casas de más de 500 familias; sin ayuda oficial, intentan volver a levantarse
La Nación ( Argentina )
Paz García Pastormerlo
A tres meses del incendio, casi todo sigue igual en la Comarca Andina A tres meses de los incendios que arrasaron con 14.000 hectáreas y distintas poblaciones de la Comarca Andina del Paralelo 42, las más de 500 familias que perdieron todo trabajan incansablemente para reconstruir sus casas. En Las Golondrinas, El Hoyo, Lago Puelo y alrededores muchos siguen sin agua y sin electricidad, soportando la época de lluvias intensas y con el invierno a poco de comenzar.

Tres personas fallecieron como consecuencia de los incendios y muchas otras, que sufrieron graves quemaduras, continúan internadas hasta hoy.

Victoria Nobile tiene 32 años y vive en Callejón Vera, uno de los barrios más afectados. Perdió su casa y el fuego calcinó sus chanchos y sus cabras. La misma noche del 9 de marzo, cuando la lluvia aplacó las llamas, decidió que no podía darse el lujo de llorar.

Junto a un vecino que es carpintero, diseñó módulos de 25 metros cuadrados y propuso levantar 30 casas para ella y sus vecinos. A pulmón, con materiales donados y ayuda de voluntarios, ya consiguieron reconstruir 26 viviendas, pero la mayoría no tiene aún ventanas, instalación de baño ni de cocina.

“No tenemos luz. Nos prometieron una extensión de agua para que llegue a todo el barrio, pero estamos esperando. Y con las casas venimos lento. La lluvia no ayuda. Muchos de los vecinos que recibieron los módulos se vieron afectados por el clima: los paneles de madera se deformaron por la lluvia y eso hace más difícil su instalación”, cuenta Victoria.

Desde el gobierno nacional les habían prometido kits de baño, cocina y biodigestor, pero como no llegaron tuvieron que conseguirlos de otra forma. “Esta semana terminamos el baño y empezamos con la cocina de mi casa. Para mudarnos, estamos esperando las ventanas, que las está haciendo un amigo. Estos días de viento se nos volaron los nylons con los que tapábamos las aberturas; pasamos frío”, describe.

Más allá de las 30 casas que emprendieron en la junta vecinal de Callejón Vera, el Municipio de Puelo entregó a algunas familias módulos habitacionales de madera de 32 metros cuadrados, con sanitarios, a modo de préstamo. Tardan una semana en levantar la estructura, pero se han hecho muy pocos hasta ahora.

A la intemperie

Muchos pobladores de la comarca duermen en carpas desde hace casi tres meses y no tienen dinero para concretar una estructura mínimamente digna. A su vez, hay decenas de vecinos que trabajan de forma independiente y que han perdido incluso sus talleres, sus herramientas de trabajo y sus materias primas. También hay muchos que vivían de forma autosustentable, con su huerta y sus animales.

Shura Salinas, de 55 años, y su compañero Cristian, de 57, se dedican a la platería y habían terminado de construir ellos mismos su casa circular antes de que fuera devorada por las llamas. Con la ayuda de un grupo de constructores voluntarios, Shura y Cristian consiguieron armar una platea, instalar el pozo ciego y empezar a levantar paredes. Pero necesitan madera para el techo y no pueden comprarla.

Las historias se entrelazan y los grandes protagonistas son la ayuda anónima y la voluntad de los damnificados. Carolina Sánchez, una docente de 32 años, vive desde hace 6 en El Bolsón. Motivada por su cercanía con algunas de las familias que perdieron todo, creó “Abrazo a la Comarca”, un grupo que buscó darle un orden y un cauce a la información que comenzó a pulular por las redes sociales tras los incendios.

“Mi intención fue visibilizar de una manera clara en un solo lugar todo lo que se publicaba. Además, circulaban muchos números de CBU y mucha gente quería ayudar, pero no sabía si su aporte llegaría a las familias. Así que una de las premisas fue que no hubiese intermediarios: publico las historias de las personas, y quienes quieren y pueden les hacen llegar su aporte directamente”, afirma Carolina.

De a poco ella fue relevando los daños, visitando a las familias, conociendo y compartiendo sus historias, publicando sus fotos y sus necesidades. Cuenta que fue una tarea difícil, sobre todo al principio, cuando los afectados “estaban shockeados, angustiados, reacios y enojados”.

La red solidaria que se fue armando incluye a otros grupos, como la Fundación Sí Bariloche, El Arte de Vivir Comarca Andina, Defensa del Bosque, Bioreconstruimos, Las Vecinas del Amor y Cáritas, entre otros. Muchos voluntarios continúan levantando casas, juntando donaciones y haciéndolas llegar a los vecinos.

“A tres meses del incendio, mi prioridad es mantener las redes actualizadas porque falta hacer un montón, si bien las donaciones que han llegado desde diferentes puntos del país han sido una gran cadena de milagro. Es poco el tiempo que pasó, pero pareciera que pasaron más de dos años. Las necesidades son grandes”, relata Carolina.

La ayuda estatal llega a cuentagotas y el comienzo del invierno es inminente. La Municipalidad de Lago Puelo provee a los damnificados de vales de nafta para los generadores eléctricos y les acerca agua con camiones cisterna. Todas las mangueras de la red de agua se quemaron y el servicio sigue sin restablecerse.

Victoria Nobile cuenta que entre todas las juntas vecinales decidieron pedir una reunión con Mauro Palma, jefe de la Delegación Noroeste en la Subsecretaría de Servicios Públicos de Chubut, y con el intendente de Puelo, Augusto Sánchez, pero no tuvieron respuestas. Contactado por la nacion, Sánchez informó que está aislado por coronavirus.

“Dejar a las familias en situación de abandono es algo muy cruel. Sobre todo, en las circunstancias de pandemia que vivimos, en las que es difícil salir adelante incluso para los que tienen trabajo fijo”, dice Victoria.

En tanto, según confirmó a el fiscal Carlos la nacion Díaz Mayer, tampoco hubo avances en la investigación para determinar el origen del fuego. El fiscal aún no recibió los informes de los dos grupos de peritos que visitaron la zona, los Bomberos de Policía Federal y una división especial de delitos ambientales de la Policía Federal. El primero permitiría determinar si los incendios fueron o no intencionales; el otro ayudará a conocer en profundidad el daño ambiental.